Lothar Siemens por Isabel Costes

 

Querido Lothar:

Finalmente he encontrado el momento de escribir para ti. Me he resistido, amigo. Quería despertar y que todo hubiera sido una terrible pesadilla, un absurdo mal sueño.

¡¡¡Cómo te añoro!!!

Qué difícil plasmar en papel tantos sentimientos encontrados, tantas conversaciones compartidas, tantas preguntas y respuestas que van y vienen de un lugar a otro lugar, tus enseñanzas de música y de vida, aquellos recuerdos que nos acompañan a todos los que tuvimos la fortuna de compartir contigo al menos un minuto.

La tristeza se convierte en compañera melancólica de los días de marzo y nos hace sentir que la vida es un cristal altamente quebradizo.

En este mundo solo estamos, a la postre, cuatro días: todo es fugaz, rico y vulnerable. Pero estoy convencida que la estela del recuerdo, el inmenso equipaje de imágenes y experiencias inmejorables, nos alentará para que todos los que te queremos continuemos trabajando unidos, sobre todo unidos, en pro de esta maravillosa profesión que llevamos adherida a nuestra alma y a nuestra piel.

Mientras tanto tú, maestro, amigo, consejero, no nos dejes solos, sigue velando por nosotros desde allí donde estés.

Acabo con un fragmento de una preciosa canción que viene a rezar: “…y si el azar te lleva lejos que los dioses protejan tu camino, que te acompañen los pájaros y que te coronen las estrellas. Y en un rincón de esta voz permanecerá guardado siempre tu nombre…”

Hasta siempre, maestro, amigo.

Etiqueta: , ,

Categoría: Canarias, Homenaje a Lothar Siemens, Música

Comentarios (1)

Trackback URL | RSS de los comentarios

  1. Fredes Gómez Maciá dice:

    Mi querida Isabel, yo también me resisto a despertar, aunque los golpes que siento alrededor hacen que despierte.

    Sólo ha faltado una palabra, vecina, con la que él te diferenciaba de cualquier otra persona. Gonzalo y tú erais esos vecinos en los que confiar y compartir, compartir secretos, proyectos, opiniones, charlas del más alto nivel o sólo comentarios jocosos del día a día.

    No dudes que seguirá en nuestro corazón y espero que también en tu buen hacer, mi querida “maestrina”.

    Fredes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies