El Belén de Arena de Las Canteras y la arena de la memoria

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

ποταμοῖς τοῖς αὐτοῖς ἐμβαίνομεν τε καὶ οὐκ ἐμβαίνομεν, εἶμεν τε καὶ οὐκ εἶμεν τε.

En los mismos ríos entramos y no entramos, [pues] somos y no somos [los mismos].

En Diels-Kranz, Fragmente der Vorsokratiker, 22 B12

Heráclito de Éfeso

Belén de Arena de Las Canteras

La cita de Heráclito de Éfeso que encabeza estas líneas ha sido mejor conocida en tiempos modernos por la vulgarización que recoge Platón en el Crátilo, simplificándola, al sostener que nunca nos bañamos dos veces en el mismo río, que ni el agua ni nosotros permanecemos inertes ni en el tiempo ni en el espacio. No sé si debo asociarme con los presocráticos y cambiar el agua del río por la arena de la playa.

Son los granos de arena casi tan incontables como las moléculas de agua y sostengo que no hay dos granos iguales. Unos son esquirlas de negro basalto, otros minúsculos fragmentos de moluscos e, incluso alguno está compuesto de obsidiana negra. Parecen homogéneos de lejos y heterogéneos bajo la lupa. Cada grano es único y en continuo cambio erosivo.

He pasado muchas horas entre las arenas de las playas y las aguas del mar que nos rodea. He nadado en alta mar y cerca de la costa, he cruzado las arenas fósiles de Jandía y construido castillos de arena en varias playas, soñando edificar castillos inexpugnables y excavar pozos para viajar al centro de la Tierra. La mayoría de las veces para acabar con castillos de prosa fantasiosa y pozos de poesía insondables, sin llegar a saber del todo si eran los mismos granos de arena que me han inspirado desde la niñez, transmutados en palabras.

En mis recientes paseos por la playa que me vio nacer hace más de medio siglo, he descubierto que no soy el único que ha jugado con esa arena y que tengo compañeros de juego procedentes de otras lejanas orillas que también juegan con los granos aún hoy, de mejor y artística manera.

Belén de Arena de Las CanterasLa décima edición del Belén de Arena de la playa de Las Canteras de la capital grancanaria ocupa un área aproximada de 2700 metros cuadrados y se ha trabajado duro para transformar la arena en castillos, pastores y reyes. Dicen las frías cifras que palas mecánicas y varias decenas de trabajadores han tenido que mover un volumen de unos 20.000 metros cúbicos de arena rubia para realizar una obra de arte efímero.

En la preparación de este belén de arena han bregado gran cantidad de personas durante dos semanas, destacando la labor de cinco reconocidos escultores procedentes de 4 países distintos: Turquía, Rusia, Italia y España, que han confeccionado cinco grupos escultóricos distintos, convirtiendo al Belén de Arena de Las Palmas de Gran Canaria en el mayor y más importante de Europa y, probablemente, en uno de los mayores del mundo durante el invierno.

Belén de Arena de Las Canteras

Miguel Rodríguez Pérez

Tuve el honor de disfrutar en compañía de varios amigos de las explicaciones de Miguel Rodríguez Pérez, organizador del acontecimiento y alma mater de los diez años del mismo. Miguel lleva más de 23 años organizando muestras de esculturas de arena en la playa y una década con la forma actual de gigantesco belén, que ocupa casi el equivalente a un campo de fútbol.

Curiosamente, la zona donde está enclavado el belén de arena era mi territorio veraniego en los lejanos años sesenta del siglo pasado. Recuerdo la caseta de lona azul de la familia, adosada al muro del paseo, la arena caliente cuando los primos volvíamos a la carrera del agua, esquivando bañistas, llevando cada uno un balde de agua para construir el castillo, con muros, fosos y torres almenadas, donde refugiarnos antes de que mi madre ordenara la retirada según caía la tarde. Reconozco la misma perspectiva, con una línea imaginaria trazada desde la orilla en dirección al Teide, y dejando a la izquierda visual al cono de la montaña de Gáldar. Por allí vi por primera vez el rayo verde del ocaso solar al ocultarse tras Tenerife.

Cuando volvíamos al día siguiente, la marea de turistas rubicundos, el viento y la mar habían reducido nuestra fortaleza a granos calcáreos perdidos entre los demás. Eso nos estimulaba a reconstruirlo todavía más imponente que el día anterior. Tuvimos periodos donde nuestra esperanza era la de levantar una fortaleza inexpugnable para todos aquellos bárbaros que nos asediaban: rechonchos turistas suecos, jugadores de fútbol playero y el sempiterno riesgo de la marea que subía más rápido que nuestras endebles murallas.

La visita a la X Edición del Belén de Arena me ha vuelto a esos recuerdos de arquitecto infantil, pensando si alguno de aquellos granos de la infancia se habían configurado dentro del maravilloso castillo de ensueño de Leonardo Ugolini, que posee la maestría de los arquitectos del Renacimiento, para modelar una fortaleza digna de la Alicia de Lewis Carroll.

Belén de Arena de Las Canteras

Otro de los geniales artistas de la arena es el grancanario Etual Ojeda, quien ha sublimado el arte del “arenismo” en la playa de Las Canteras, donde ha trabajado desde su juventud. A sus sabias manos se deben este año los Reyes Magos y sus dromedarios del jable.

La escultora turca Eda Kaytan es la artífice del paisaje canario de la entrada del Belén. A sus sensibles manos se le debe la representación en altura de un paisaje local, quedando retratado un viejo pastor de arena que podría ser tanto de Artenara como de la Anatolia.

Dos escultores rusos, Alexey Diakov y Alexey Schotov, representan la embajada del gran país del norte en nuestra arena clara, trayendo ecos de zares e iglesias ortodoxos.

Diakov esculpe con reminiscencias a los iconos rusos.

Mientras que Schotov ha modelado un espectacular nacimiento con los bustos de José y María, abrazando un niño Jesús esculpidos con grandiosidad a cuatro metros sobre el suelo, con la magnificencia de las grandes esculturas rusas.

Belén de Arena de Las Canteras

Mientras paseamos con admiración entre las esculturas, Miguel Rodríguez Pérez nos explica las dificultades para convencer cada año a las autoridades municipales -sean del color político que sean- de la exclusividad de la manifestación, para que el Belén de arena de la playa de Las Canteras continúe, de los beneficios que representa para la ciudad, de los miles de visitantes diarios (casi cien mil visitantes en la primera semana) que se van satisfechos y comentando que cada año supera al precedente, de la calidad de los artistas que acuden, de la escuela para nuevos artistas de la arena.

Belén de Arena de Las Canteras

Se queda casi afónico argumentando en el aire húmedo de la tarde, defendiendo su obra. Mientras tanto yo sueño también de aquel niño que fui y que jugaba en esta arena que ahora admiro.

Fotos de Tato Gonçalves

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

Etiqueta: ,

Categoría: Antonio Cabrera Cruz, Artes Visuales, Gran Canaria, Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
banner ad
banner ad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies