El cenicero III

_cenicero_3_H.Pineda

Flor de Sagarra Chao

Ahora que lejano se quedó en mi recuerdo, vuelve a mí con fuerza el recuerdo de aquel olor que desde mi primer pestañear me acompañó. Durante los primeros años, aunque invisible, constataba la presencia en la casa de un ser extraño y perturbador. Pronto pude verlo, amarlo y temerlo. Y se fue transformando en el aroma del miedo al castigo con un fuerte matiz de ansia de juego.

En estos momentos en que externamente me enorgullezco de haberme desprendido de él, no puedo negar que pese al asco y el desprecio que siento ante su figura, su perfume me devuelve la tranquilidad de los largos viajes en coche, la incertidumbre y la alegría del descubrir un nuevo mundo.

Foto de Víctor M. Muñoz  Arocha

Etiqueta: ,

Categoría: Canarias, El cenicero, Especiales, Literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies