Elvira Menéndez: “La aventura americana no ha sido suficientemente contada”

La escritora gallega mantiene una entrevista pública con Emilia Vié en las Conversaciones en La Ranilla en el Festival Periplo

La escritora gallega Elvira Menéndez responde con una negación cuando se le pregunta si la aventura española en América ha sido contada suficientemente: “no se ha contado bastante y las aventuras son miles e infinitas y son dignas de contarse; hay un mundo de aventuras que no se ha explotado”, y subraya, incluso, historias de los piratas relacionados con Canarias, un asunto en el que ha estado investigando, quizá para un próximo libro.

Elvira Menéndez llega a Periplo tras el éxito del paso por televisión de su novela convertida en serie El corazón del océano (2010); la escritora, guionista y actriz retoma el tema americano en su segunda novela para adultos, El corazón de la selva (2014), aunque Menéndez ha dedicado la mayor parte de su extensa carrera como escritora especialmente al público infantil y juvenil. En esta faceta, también ha puesto su mira en uno de los protagonistas de la epopeya española en América, con el libro Aventuras de Cristóbal Colón (2006).

Elvira Menendez

Elvira Menéndez

 

Menéndez mantendrá una entrevista pública con Emilia Vié en el espacio Conversaciones en La Ranilla del Festival Internacional de Literatura de Viajes y Aventuras de Puerto de la Cruz, este jueves, a las 20.15, en la carpa del Museo Arqueológico.

La historia de las mujeres españolas que viajaron a América para participar en la colonización y poblamiento de ciertas zonas del continente la persiguió desde hace tiempo y fue primero, hace años, un libro pequeño que no quiso reeditar, porque sabía que esta aventura tenía suficientes contenidos como para escribir otro tipo de otra. Fue su primera novela para adultos y, al ser tratarse de un hecho histórico, requirió mucha documentación, que fue “lo que más me gustó”.

El corazón de la selva, que recoge las injusticias de la dominación española y del contradictorio esfuerzo por legislar y hacer cumplir leyes justas, es exclusivamente una historia propia, nacida de su creación, en la que le “gustó mucho más tener esa libertad de escribir” libremente, solo movida por su propia inspiración. Sin embargo. Menéndez es “incapaz de juzgar” ambos procesos creativos, “porque siempre intento aportar algo distinto” y también porque “a estas alturas de la vida, lo que quiero es divertirme escribiendo”.

Después de haber trabajado como actriz, adaptadora de obras teatrales y guionista, Menéndez se concentra actualmente en la literatura: “escribir es mi actividad central; ser pobre ocupa mucho tiempo y antes tenía que trabajar mucho”, en varias actividades, pero ahora puede dedicarse a lo que más disfruta.

Precisamente, disfruta mucho escribiendo literatura infantil y juvenil: “me lo paso bien, es muy gratificante escribir cosas divertidas. En todo lo que he hecho pongo el corazón y nunca se sabe cuáles son los resultados”, señala. “Leer hace más inteligente, permite manejar el pensamiento abstracto”, promover la lectura que corresponde a maestros y padres, es una labor que hacen los maestros, pero “ahora mismo tienen muchos problemas: han perdido el respeto de la sociedad y a veces de los gobernantes”.

Generalmente, la máxima documentación es leyéndomelo todo… quien no viaja se queda en la primera página del libro. Los viajes te van enseñando el respeto a otras culturas, a la gente y esos viajes, aunque no tengan nada que ver con lo que está escribiendo… viajar es una forma nueva de ver las cosas. Es importante para un escritor.

Las protagonistas de su novela convertida en televisión experimentan un viaje también interior: “de alguna forma, es otro tipo de viaje, van solas al Nuevo Mundo, pero cambian, eran casi niñas cuando partieron, tienen que sufrir un montón de problemas y el viaje se da en un momento histórico muy duro, especialmente para las mujeres: siempre estaban bajo la potestad del padre, del marido, del hijo, cuando quedaban viudas… hasta lavarse era pecado. Mientras en el Concilio de Trento se estaba discutiendo si las mujeres tenían alma o no, estas mujeres van cambiando y entienden que no son seres inferiores”.

Hay muchas clases de viaje, subraya Menéndez, “el físico, pero también el viaje interior, en el que todos de alguna forma en la vida tenemos que vernos inmersos, de reflexión, de cambio. Viajar hace a los hombres más discretos, decía Cervantes, en el sentido que se daba en su época a esta palabra, con la acepción de inteligencia”.

Etiqueta: , , , , , ,

Categoría: Espacios Culturales, Festival, Noticias, Otras noticias destacadas, Tenerife

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies