Benito Pérez Galdós

– ¿A dónde vamos? porque yo creo que Vds. no pensarán en pasar estas cuantas horas mano sobre mano.

– No, no, contestaron unánimemente, a la calle.

– Yo voy a comprar unas baratijas.

– Yo a hacer dos visitas.

– Yo a ver a los amigos.

– Pues señores, yo voy al Casino, y de allí a paseo, y luego a la lancha. Con que hasta la vista.

Y nos precipitamos por la escalera. El uno se fue a visitas, el otro a sus baratijas, aquel a sus amigos, y yo con dos o tres nos dirigimos al Casino.

Atravesamos la plaza, doblamos una esquina y nos hallamos en la calle de la Marina. A los dos pasos, tropecé con un antiguo conocido, hombre de flema, si los hay, amigo conocido, hombre de flema, si los hay, amigo de sus amigos, gran corredor de bromas, que no hay trapisonda, donde no esté, no hay riña que no deshaga, ni hay bautismo de barrios en que no sea padrino, ni baile de candil a que él no asista.

Nueve horas en Santa Cruz de Tenerife

Benito Pérez Galdós. Servicio de Publicaciones

de la Caja General de Ahorros de Canarias, 1986

Benito Pérez Galdós

Santa Cruz. Ciudad Leída

Etiqueta: ,

Categoría: Letras para 1 minuto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies