Divisas de las hojas

Pero era inevitable encontrarse con él, paseando por la avenida Anaga, o rumiando bajo la marquesina del muelle, observando a la gente que subía o bajaba de las faltas, a los cambulloneros y a los objetos de sus tratos y cambios. A Horacio le gustaba encontrarse a la sombra del palio de metal, con el encaje de hierro al borde de su cubierta, y las zapatas decorativas rematando las columnas. El arte nuevo seria contemplando los sempiternos botes del servicio portuario ir y venir a los barcos fondeados más adentro. Se sentía como un rey en su moderno quiosco de metal fundido.

Divisa de las hojas - Maria Teresa de Vega

Divisa de las hojas

María Teresa de Vega

Santa Cruz – Ciudad Leída

 

 

 

Etiqueta: ,

Categoría: Letras para 1 minuto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies