Del amor y otros miedos

textura_20

Autora: Elizabeth López Caballero

Uno cree que viene a amar y a ser amado. Que es una capacidad innata que sabe cuándo y cómo activarse y cuándo y cómo desactivarse. Que tenemos un radar que detecta a esa otra persona que cumple con los requisitos que uno anhela. Uno cree muchas cosas hasta que topa con la realidad y el mecanismo se activa cuando no debe y no se desactiva aunque deba. Una realidad con un radar esquizofrénico que detecta lo opuesto a lo que buscabas, alguien con las patas pa´arriba y las manos en la tierra.

Pero a veces sucede que a Cupido no le tiembla el pulso, que apunta bien, el jodío, y acierta, pero a una le entra el miedo. Ya lo dicen los twits que sabemos que se las sabe todas: “estamos tan acostumbrados a sufrir que cuando aparece alguien que nos trata bien nos da miedo”. Y entonces empezamos a buscarle fallos: –porque alguno tendrá que tener, que todos cojeamos de alguna pata, que mira que me recuerda a mi primer novio que era encantador y ya sabes que me salió rana y me puso los cuernos, que no, que mejor no me fio, que ya me lo dice mi intuición-.

¡Ay, cuánto daño hizo Shakira con aquello de que las mujeres somos las de la intuición! Las mujeres venimos de vuelta, sí. Y en más de una ocasión apaleadas, con el corazón lleno de tiritas por confiar de más y desconfiar de menos. Y a veces ocurre que llega un gran amor y a nosotras nos entra el miedo, y no hay peor enemigo que un tercero en discordia. Un tercero antipático que no quiere que seas feliz. Y una lo intenta y lo reintenta, y de tanto intentarlo resulta que aquello que temías pasa, y le pillas una mentira, los coges en un fallo o trae olor a otra mujer en la chaqueta. Entonces se te saltan los puntos de sutura y te desangras una vez más. Y aunque sabes que no vas a morir, porque no has muerto ninguna de las otras tantas veces, escuece… y agonizas, maldices al demonio , te preguntas que por qué a ti otra vez, y blablablá con el inconfundible diálogo interno que nos corroe las entrañas.

Una vez leí por ahí una frase que llamó mi atención: “cuidado con lo que deseas porque se puede hacer realidad, para bien y para mal”. Quizá sea esa la respuesta. Quizá tenemos que vigilar nuestros pensamientos ocultos, esos regidos por el miedo, esos que nos boicotean y hacen que lo que no deseamos, de tanto no desearlo, suceda.

Etiqueta:

Categoría: Elizabeth López Caballero, Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies