El Zurrón de los postres de Irmina Díaz Frois

Tapa Mariposa wide cc

Foto de Rosario Varcárcel

Rosario Valcárcel

Mi madre hacía una tarta de galletas.

La vida la escogió para llevar su casa, sacar adelante a sus hijos, a su familia, para recibir visitas para hablar de las preocupaciones de la vida cotidiana. Ella era capaz de organizar cualquier evento, sin grandes ceremonias sin que le afectara el calor, el frío ni el cansancio. Su cocina era una fiesta porque sabía vencer a un enemigo casi invisible, al fantasma de la pobreza. Y le ganaba a través de su imagen sonriente, vivaz y plena, a través de sus recetas que tenía escritas con su puño y letra en aquellas libretas de dos rayas. ¡Qué rico le quedaba el pescado en escabeche o la tortilla de papas! Pero la que presidía todas las fiestas era su tarta de galletas. La tarta presidía los cumpleaños, las primeras comuniones y hasta los días de Navidad.

Una tarta que ocupó y sigue ocupando muchas mesas porque la cocina de tu infancia igual que el color de tus ojos se hereda. Un paquete de galletones, galletas, canela molida, ralladura de limón al gusto, medio litro de leche, medio paquete de mantequilla, dos huevos, cuatro pastas de chocolate… Pero las modas cambian y el arte culinario como la alquimia ha progresado. Hoy la cocina se ha profesionalizado y las amas de casa averiguamos qué tipo de cocina nos va mejor para nuestra salud y nos hacemos vegetarianos, veganos o nos decantamos por la cocina mediterránea o por la erótica. Por la llamada dulce.

Foto del Zurron de los postres, Principe AlbertoHacemos cursos de protocolo para que todo salga perfecto, aprendemos a pelar la fruta y las gambas con cuchillo y tenedor. Y cuando vamos a celebrar alguna fiesta o queremos tener una noche frívola estamos muy atentos al lugar, cuidamos el entorno, la decoración de la mesa, cómo adornar la vajilla, la música, la iluminación y sobre todo la repostería, el momento que lo dulce bate el aire con sus alas decorativas y lujosas.

Y algunas hemos aprendido a maquillar y a ponerles guirnaldas a aquella antigua repostería de nuestras madres y abuelas. Y para eso consultamos blogs y nos estremecemos con el blog de Irmina Díaz Frois, con sus crujientes galletas.

Una artista que viste la vida con pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, dulces y salados. Un blog que huele a los vapores del horno, al chocolate calentito de las frías tardes de invierno: http://www.elzurrondelospostres.com.

Un blog con unas fotografías que te absorbe los cinco sentidos, que te recuerda las ilustraciones de los cuentos de hadas y con el que puedes disfrutar y aprender paso a paso como realizar los chinitos de la suerte o los bocaditos de castaña y chocolate o los cucuruchos de fruta. Un blog donde puedes aprender a recortar galletas en forma de patos, palmeras o pájaros de largas patas que vuelan alrededor de troncos de árboles construidos con trufas o gofio. Un blog que te enseña a bordar con pan, a fabricar cenefas para decorar dulces de cactus y margaritas. Un blog que seguro que te permite penetrar en la maravillosa casita de Hansel y Gretel.

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com; www.rosariovalcarcel.com

Etiqueta:

Categoría: Gastronomía, Nacional, Opinión, Rosario Valcárcel

Comentarios (2)

Trackback URL | RSS de los comentarios

  1. irmina dice:

    Rosario, es un honor para mi que hayas escrito este artículo sobre mi gran afición a la repostería, en esta página tan importante.
    Muchísimas gracias por este gran detalle, un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies