Luis Miguel Azofra presenta Timple.com

| 11/10/2013 | 0 Comentarios

luis_miguel_azofra_wide

El próximo día de 19 de octubre se presenta en La Gomera el canal temático Timple.com. El acto tendrá lugar en el Centro Cultural y Escuela de Danza (Antigua Casa del Conde) de San Sebastián de La Gomera dentro del marco del II Encuentro Forotimple.

Timple.com está dirigido por Luis Miguel Azofra y este proyecto es el nuevo canal temático de Global Cultura, una franquicia internacional de canales de cultura geográficos y temáticos creados en las Islas Canarias.

Luis Miguel Azofra, nacido en Las Palmas de Gran Canaria en 1985, se formó en el Timple de la mano de nuestra leyenda viva Totoyo Millares y del gran maestro Ramón Gil. Con un talento sobrenatural, una capacidad de trabajo excepcional, y una visión que sobrepasa fronteras fundó la primera Escuela de Timple en Madrid en 2009. Su labor docente en el ámbito del Timple se ha centrado en el importantísimo campo del desarrollo y estandarización de metodologías de rasgueo y punteo, una de las asignaturas pendientes en nuestro instrumento.

Es uno de los fundadores de la proactiva plataforma Forotimple que reúne a cuatrocientos profesionales y amantes del instrumento cuyo objetivo es el rescate, la protección y la difusión del Timple Canario.

Con una mentalidad renacentista desarrolla, además, una seria labor investigadora en el campo de la Química Cuántica mientras que flirtea con la literatura llegando a publicar su obra literaria ‘El disconforme’. En la actualidad se encuentra en EEUU finalizando su doctorando, y recientemente se ha sumado al proyecto Global Cultura dirigiendo el canal temático www.timple.com, de ámbito internacional.

– ¿Cómo se inició en la música?

“Yo empiezo en la música por pura admiración. Mi historia comienza a la edad de once años cuando, rondando por mi amado barrio marinero de San Cristóbal en Las Palmas de Gran Canaria, descubro a una mujer fabulosa que daba clases gratuitamente a diversas personas y de diversos instrumentos. Recuerdo, apoyado sobre mi antigua bicicleta, cuando miraba tras las rejas de la Asociación de Vecinos a José Juan “el Palilla” tocar el laúd mientras Milagros Rodríguez Chavaud (la dueña del famoso restaurante ‘Casa Milagros’) le acompañaba y le instruía. Se trataba de una melodía exquisita y que era el vals ‘Quiero ser tu sombra’ de Cuatromanos. Un tema que posteriormente grabó Pedro Izquierdo en su primer disco, ‘Primeras Lluvias’. Aquel sonido de cuerdas, el acompañamiento a la guitarra, el rasgueo del Timple bullanguero… me cautivó. Entonces, fue cuando dije: “yo también quiero hacer esto”. En resumen, admiré aquella música y quise hacerla mía”.

– Se podría decir, por tanto, que usted se inició desde lo popular, de la tradición.

“Sin lugar a dudas. De hecho, mi formación musical en cuanto a lenguaje y sistemática fue muy posterior. Precisamente cuando quise dar un salto cualitativo, por evidente necesidad”.

– ¿Cómo arranca su labor profesional?

“Yo empecé con mis pinitos como intérprete siendo un chiquillo. Había pasado por la Escuela de Timple del maestro Totoyo Millares donde, además, aprendí bandurria. Totoyo tenía diversas clases y niveles, incluso preparaba a alumnos para su ingreso en el Conservatorio Superior de Música en la especialidad de guitarra clásica. Luego, cuando realmente me expandí, fue cuando me convertí en pupilo de Ramón Gil, un timplista que practicaba una técnica muy ligada al requinto y de auténtico virtuosismo. Es decir, ejercicios punteados y rasgueados de temas de notable dificultad y arreglos diferentes en casi cada compás. En aquella época ofrecía actuaciones en diversos actos, principalmente por Gran Canaria, a los que era invitado, siempre acompañado de una guitarra y de una voz femenina”.

– ¿Cómo es que no tiene discos publicados hasta la fecha?

“Cierto. No puedo sino rendirme a la evidencia. Sin embargo, yo lo veo algo muy natural. Cuando adquirí la mayoría de edad, me fui a vivir a Tenerife donde me licencié en Química en la Universidad de La Laguna, en la especialidad de Fundamental. Luego, me fui a Madrid y finalicé mi máster superior y europeo en Química Teórica y Modelización Computacional,. Y ahora mismo, a falta de meses, mi vida académica ya termina porque me doctoraré en Química Cuántica, ambas últimas cosas en la Universidad Autónoma Madrid y través del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. No cabe duda de que mi larga etapa formativa como científico no me ha permitido mi expansión total como músico. Quizás ahora sea el momento, pues con veintiocho años espero haber adquirido algo más que la mera ‘interpretación’ y me gustaría intentar ofrecer algo genuino al mundo del Timple”.

Foto_alumnos_Madrid_Casa_de_Canarias

Parte del alumnado del Curso de Timple 2010-2011.
Casa de Canarias, Madrid.

“Sí, yo fundé hace algo más de cuatro años la primera Escuela de Timple regular y asentada en Madrid. Los primeros años las clases se impartían en La Casa de Canarias pero ahora tengo mi propia Escuela fuera de cualquier organismo, es decir, por la vía privada. He tenido la suerte de contar con muchos alumnos. En Madrid el Timple es un instrumento muy valorado, especialmente por personas relacionadas con el mundo universitario, por el tema de las tunas tal vez. Madrid me ha acogido con mucho cariño y me siento muy valorado en ambos campos en los que me desarrollo: Química y Timple. Por todo ello, siento un profundo agradecimiento y afecto hacia la ciudad”.

– ¿Cuáles son, según su opinión, las claves del éxito?

“Leí una vez en un muro del bar ‘El Bote’, en Las Palmas de Gran Canaria, al que acudía con bastante frecuencia con mi Timple KiMa, que “el éxito es de los tenaces y no de los audaces”. Es decir, trabajar y trabajar, parafraseando a Perón. Recibo un respeto absoluto por parte de mis alumnos y de mi esfera más próxima en este sentido. No me jacto de ello, simplemente, lo valoro y agradezco”.

– ¿Le debe a alguien o algo lo que es hoy?

“Sin duda. Le debo a muchísimas personas. A mis padres por su esfuerzo en mi formación como científico e investigador, profesión de la cual vivo hoy en día. A Milagros Rodríguez Chavaud y a Manolo Farías por mi esencia más parrandera. A Totoyo Millares y muy especialmente a Ramón Gil, que me acogieron como alumno y pupilo en el mundo del Timple, respectivamente. A todas las personas que confiaron en mí y en mis clases, con las cuales pude no pasar hambre fuera de Canarias. En fin, la lista sería interminable”.

– Háblenos de sus proyectos más queridos.

“Los dos proyectos que más destaco son la elaboración de metodologías para el aprendizaje del Timple, tanto rasgueado como punteado, y que ya han sido puestas en práctica creo que con un sorprendente éxito, y, cómo no, la fundación de Forotimple”.

Foto_Mateu_y_Azofra_I_Encuentro

Enrique Mateu (d) y Luis Miguel Azofra (i)
durante el I Encuentro Forotimple.

“Forotimple es un espacio de Facebook, es un grupo horizontal donde nos reunimos en torno al Timple. Contamos con la presencia de timplistas profesionales de renombre, con luthieres de todo el país, con didactas, con comerciantes, con usuarios amateur y hasta cuentan con un tipo como yo (risas). Su objetivo es el aglutinamiento del máximo número de personas que conforman el sector para que a través del debate, el Timple se proyecte por ejecución de las conclusiones a las que se llega con la palabra. La idea surgió porque, precisamente, yo te comenté Enrique sobre la necesidad de usar Internet y las redes sociales como plataforma de crecimiento para nuestro instrumento. Así, Forotimple se fundó el 13 de diciembre de 2012 con nuestra presencia y la de Jesús Suárez de Vera, timplista majorero, que inició una labor fundamental como embajador de Forotimple. Hoy, es decir, diez meses después, contamos con 400 miembros y un Encuentro a las espaldas”.

– ¿Y cómo nacieron esos Encuentros Forotimple?

“Los Encuentros son una idea que propuse y que se hizo efectiva gracias a la labor de Pepe Duque, quien organizó una jornada fabulosa en Lanzarote. Ese fue un excelente punto de partida. Tal es así, que pasados dos meses, ya tenemos el II Encuentro a la vista, y que se celebrará el próximo 19 de octubre en La Gomera bajo la organización del timplista Ángel Campos. Es decir, los Encuentros son el resultado de una necesidad de hacer que Forotimple pase de los bits del ordenador a la realidad física que es en la que nos toca, irremediablemente, vivir”.

– ¿Y qué proyectos futuros tiene entre manos?

“Tengo varios. Principalmente, tengo un proyecto presente con perspectivas de un largo y trabajoso futuro y que es la dirección del canal www.timple.com con el que espero sea exitosa la fundación de la “Escuela de Timple” on-line, donde la metodología de rasgueo que he desarrollado y la de punteo sobre la que he hecho un trabajo de bibliografía y recopilación, será ofrecida gratuitamente a todas aquellas personas que deseen aprender el Timple desde sus casas en cualquier parte del mundo gracias a la proyección que ofrece Global Cultura. El objetivo es que se sumen todos los profesores de Timple que lo deseen. En un futuro, es decir, cuando todo el material colgado se considere que ha sido recogido por los alumnos, se seguirán ofreciendo nuevos contenidos, algunos de ellos también gratis y otros a precios muy reducidos. Básicamente para llegar a un equilibrio entre el trabajo de preparar el material y la obligación irrenunciable con la cultura del Pueblo Canario y su promoción. El segundo de los proyectos que tengo ahora entre manos es la preparación de un disco que llevo año y medio gestando, con composiciones propias desde la raíz del folklore canario y con interpretación de música clásica. Creo que son dos campos muy interesantes sobre los que seguir investigando. Quiero ofrecer algo al público que sea muy mío, que tenga mi impronta. De otro modo, no daría el paso. Máxime ahora que ya empiezo a tener más tiempo para esta pasión que comparto con la Ciencia”.

– ¿Cómo ve el panorama cultural de Canarias?

“Desde mi humildad, Enrique, yo el panorama cultural de Canarias lo veo con mala salud. La agenda cultural flaquea por dos frentes: en primer lugar, por contenidos alejados de nuestra realidad isleña y nuestra cultura de raíz, y en segundo, porque la oferta, así como el consumo, es baja. Ni qué decir que el acceso muchas veces es prohibitivo, máxime en tiempos de crisis y en una sociedad donde el estrato popular se ha empobrecido, no habiendo visos de mejora sino todo lo contrario. Es cierto que existe Cultura más allá del oficialismo, pero es complicado hacer llegar a la mayoría esta oferta alternativa por lo que, muchas cosas, tristemente, pasan sin pena ni gloria a pesar de la evidente calidad de sus contenidos. Si tengo que desear algo para la Cultura en Canarias es una reforma”.

– ¿Qué opina de la realidad actual del Timple en Canarias?

“Yo tengo una visión muy pesimista. Acepto y veo que la salud del Timple de punteo es excelente y cada vez va a más. Pero no opino lo mismo con respecto al Timple de base, al Timple de raíz. Nuestros jóvenes, por causa del último ataque del monstruo de la Globalización, estamos ignorando el legado de nuestros padres, que a su vez es el legado de nuestros abuelos, y así, inexorablemente. Por otro lado, la desprotección del Timple por parte de los estamentos oficiales hace que nuestro camellito, al menos en su esencia más pura que es la belleza primaria de su raíz, sea otra causa más de su desarraigo. No estoy en contra del proceso denominado como global. Estoy en contra del globalismo como uno de los mecanismos de la Globalización, en concreto, el mecanismo feroz. Ya decía Sampedro que todo lo que termine en -ismo, malo es. Aunque, pensándolo mejor, algunas cosas creo que se salvan (risas). En resumen, creo y apuesto por la Globalización como oportunidad de diversidad, riqueza e internacionalización de lo local frente a la Globalización como sistema de imponer un ‘único pensamiento'”.

– ¿Qué solución o soluciones propone?

“El Manifiesto Forotimple que se ratificará en La Gomera durante el II Encuentro tiene respuestas a ello. En concreto, la inserción del instrumento dentro de la enseñanza reglada, a través de la asignatura de Música que es actualmente vilipendiada por el sistema y hasta por los mismos alumnos y sus padres, sería por ejemplo, una de las grandes soluciones. Decía Maso Rivera, cuatrista de Puerto Rico y gran didacta de ese país, que él “enseñaba a un niño para educar a un pueblo”. Lo que pueda añadir yo después de esta cita no es más que retórica, y además, Borges se enfadaría conmigo por pecar de barroco. Por otro lado, www.timple.com y su Escuela de Timple nace también como modesta aportación en torno a la búsqueda de más soluciones, tratando de facilitar el acceso a contenidos y ofreciendo formación gratuita no solo a los canarios si no, también, a todas las personas que se interesan por nuestra tradición y nuestro Timple y que día a día son más”.

Foto_Azofra_y_César_Amor_Actuación

Actuación durante la I Gala Lucha Canaria Gran Canaria.
Luis Miguel Azofra acompañado por César Amor al piano.
Por cortesía de www.teldeactualidad.com

“Pues le daría tantos… que se dirija a los pueblos del interior a palpar el folklore, que se comprase un buen instrumento, que reciba clases regladas y con conocimientos de armonía y lenguaje musical en las Escuelas de Música (tenemos varias por los municipios isleños) que investigue y se adhiera a “la parranda” como concepto, que escuche otros estilos y también se acerque a otros instrumentos… en definitiva, que aprenda el Timple y lo entienda desde todas sus visiones”.

– ¿Qué instrumentos utiliza habitualmente?

“Durante mis primeros años, usé un Fariña. Luego me pasé al KiMa. Estuve otros años con un Rafael Morales, francamente exquisito. Y ahora, y creo que para el resto de mi vida, estoy, literalmente, enganchado a David Sánchez León. Para mí, es el luthier que construye los Timples que más se adaptan a mis necesidades. Sin embargo, tengo una admiración también profunda por otros luthieres, a los que no voy a citar, para evitar comparaciones. Solamente me arriesgo a nombrar los Timples que he tenido, o mejor dicho, los que he usado profesionalmente”.

– ¿Qué otro apunte le gustaría hacer antes de terminar?

“En tres puntos: i) que he vuelto a llegar al Timple para quedarme; ii) que lucharé implacablemente contra aquellos que hacen de la Cultura en Canarias un chiringuito particular; y iii) que me siento muy orgulloso de mi pueblo, el canario, por su deseo de crecer y construir, como buena prueba diaria es Forotimple”.

Etiqueta: , , , ,

Categoría: El Hierro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies