La obra de una vida – segunda parte

Guanche saltando cuadro mansueto zerene_wide_color

… La obra de una vida – primera parte

El día se su jubilación con 66 años los hijos le hicieron a Mansueto un regalo, un maletín con óleo y pinceles, la expresión de su rostro osciló entre la sorpresa y el miedo. Estaba gratamente emocionado, pero la duda de si sería capaz de volver a pintar después de tantos años bailaba en su cabeza. ¡Pero vaya que si fue capaz! Retomó el lienzo con más ganas que antes incluso, después de haber estado alejado tanto tiempo de los pinceles, rápidamente se zambulló en la pintura y continuó su andadura artística. Pronto volvió a las exposiciones individuales esta vez en las islas y en la península.

Su curiosidad y ganas de superación son incalculables. Siempre con nuevos retos y metas que le hacen superarse a si mismo, este artista a sus 84 años es un ejemplo, no sólo para sus hijos que han tenido un gran padre como ejemplo, tanto por su valía artística y profesional, empeño y cabezonería, como por esas grandes dosis de amor que ha sabido implicar en todo lo que hace.

Ahora mismo en 2014, después de 4 años de trabajo, continúa preparando su próxima exposición. Cuenta ya con 40 cuadros que hablan de la invasión de los españoles en Canarias. Para ello Mansueto ha estado durante todo este tiempo leyendo e investigando, estudiando historia, haciendo consultas al rector de la universidad, contrastando información e instruyéndose en todo lo necesario para realizar esta obra que como el mismo dice : “No estoy pintando cuadros, estoy escribiendo un libro”.

Con esta obra no pretende lucrarse a pesar de llevar años preparándola a conciencia. Su intención es donarla a alguna institución pública de las islas que se interese en ella, para que se convierta en una exposición fija que los visitantes puedan disfrutar y conocer así un poco más de la historia de los aborígenes. Sin duda una gran iniciativa la de este artista que debemos aplaudir y apoyar. Sería muy interesante que esta obra formara parte del legado público para disfrute del pueblo y enriquecimiento del mismo. Esa es la voluntad del artista, rompo desde aquí una lanza a favor de que su deseo se vea realizado.

Mansueto Zerené con su vida y obra o tal vez sería más acertado decir “con la obra de su vida” nos está dejando un gran legado del que disfrutar y aprender. Un ejemplo de superación y fortaleza, así como de generosidad no sólo con los suyos, sino con los otros también.

Un canto al amor en sus manos, en sus ojos descubrí la bondad.

Texto de Regina Zerené

Mansueto de espalda pintando

Tres obras nuevas de la serie de Mansueto Zerené

Guanche saltando Mansueto Zerene

Batalla guanche Mansueto Zerene

Batalla lago Mansueto Zerene

 

Etiqueta: , ,

Categoría: Artes Visuales, Internacional, Opinión, Tenerife

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies