El discreto encanto de Luis Cabrera

Cabrera_enviar

Proyecto para el chalet del barón de Pitteurs. Santa Cruz de Tenerife, 1956. Foto: Kumar Kishinchand López

Siempre es arduo separar el contexto político de un creador con respecto a la propia labor que este desempeña. En el caso de Luis Cabrera Sánchez-Real (Madrid, 1911- Santa Cruz de Tenerife, 1980) su labor se vio plenamente insertada en la dictadura franquista. Sin embargo, el análisis de esta exposición, Formas sobre el plano, debe centrarse en el acontecimiento que supone una exposición de arquitectura contemporánea en las salas de TEA Tenerife a raíz del pasado Día Mundial de la Arquitectura.

Es esta una muestra especializada en la que se exhiben numerosos documentos hasta ahora ocultos. Se trata de planimetrías originales que han visto la luz gracias a la donación de su fondo a la Demarcación territorial del Colegio de Arquitectos de Canarias por parte de la familia del arquitecto. Debe destacarse el arduo trabajo de catalogación de los coordinadores de la muestra así como la restauración de los materiales obtenidos. Pueden apreciarse en esta exhibición una selección, tanto de trabajos llevados a cabo, hitos ya familiares de nuestra isla, como de proyectos no ejecutados.

Luis Cabrera pertenece a un selecto grupo de arquitectos que desarrolló una labor de vanguardia arquitectónica en las islas, caso de Blasco Robles, Pisaca o Martín Fernández de la Torre. El trabajo de Cabrera se ha destacado fundamentalmente por la ejecución de grandes proyectos hoteleros que supusieron el pistoletazo de salida al boom turístico posterior en la isla de Tenerife. Tanto en el Hotel Las Vegas como en Tenerife Playa se aprecia la voluntad regularizadora y organicista de sus creaciones. Esto se hace plenamente visible en los proyectos de habitación privada, tales como el proyecto de vivienda para el Barón de Pitteurs, donde la adecuación al terreno remite al Movimiento Moderno.

La obra expuesta de Cabrera ejemplifica un positivo carácter engañoso de la misma, puesto que más allá de lo citado, el autor concibe algunos alardes estructurales personificados en su proyecto para la Gasolinera Disa. Estas cubiertas de formas parabólicas se estructuran como un leitmotiv en distintas obras, tales como el proyecto de la Fábrica de Fibrocemento; donde su armadura, de la misma categoría geométrica, se encuentra aligerada mediante casetones triangulares; o las marquesinas de los jardines del ya mencionado hotel Tenerife Playa, que repiten disposición. Del mismo modo debe destacarse la concepción de la estructura central romboidal original de la Parroquia de San Pío X, aligerada del mismo modo y concebida como un espacio al aire libre.

La muestra exhibe a un arquitecto total, conocedor de las corrientes internacionales y preocupado de mantener la innovación en un clima político retrógrado y feroz. Se trata de una figura, junto con muchas otras de su misma importancia, que debe ser retomada adecuadamente. Formas sobre el plano es un primer y brillante paso.

 

Luis Cabrera Sánchez Real. Formas sobre el plano.

TEA Tenerife. Santa Cruz de Tenerife. Hasta el 25 de octubre.

Etiqueta: , , , , , , , , ,

Categoría: Artes Visuales, Kumar Kishinchand López, Opinión, Tenerife

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies