La chica danesa

La chica danesa_wide

“El ejercicio de nuestros derechos sexuales
nos llevará a escenarios impensables”
Abel Pérez Rojas

Hace unos días fuimos al cine. Fuimos a ver “La chica danesa” aborda un tema valiente. Un hecho real en la vida de una pareja de pintores plásticos, de un artista de considerable éxito que al nacer le impusieron el nombre Einar Mogens Wegener en Dinamarca.

Es Eddie Redmayen, quien da vida a Einar, un hombre que tras seis años de matrimonio amoroso con Gerda Wegener (Alicia Vikander), descubre su feminidad. Y se convierte en Lili Elbe al someterse a la primera operación de cambio de sexo en 1931, que ahora, creo que se llama cirugía de reasignación sexual.

E interpreta Redmayen, su verdad de mujer, una legítima necesidad que él busca y busca de una forma apremiante, adquiriendo una orientación nueva, construyendo y cultivando su comportamiento, sus modales, actitudes y sentimientos en un decorado impecable. Se adentra en esos remolinos complicados de la infinita delicadeza de la feminidad.

El irresistible ser del otro sexo. Y se nos presenta cautivadora como saliendo de la bruma, con una sonrisa cándida que se extiende como un halo pero que en seguida se desvanece.

Algunos críticos no han sido generosos con el actor que conquistó el Oscar al mejor actor interpretando a Stephen Hawking en “La teoría del todo” Hoy afirman que su interpretación sensual en “La chica danesa” no es afortunada, su actuación parece más un fingimiento que una actitud real. Y añaden los comentaristas que es incapaz de conseguir la verdadera conexión emocional con el protagonista.

Sin embargo Alicia Vikander me sobrecoge por su interpretación apasionada, espontánea y reflexiva, por la soledad que transmite, por la impotencia y la amargura. Por la serenidad y el desaliento mientras pinta y pinta en esa comunicación silenciosa que entra y sale del lienzo. Un personaje que acaba llenando la pantalla con su humanidad.

Ahora bien, la lencería, la indumentaria, el ajuar. Los modelos que exhibe el film para conseguir la belleza, son creaciones del diseñador canario Paco Delgado, candidato al Oscar por un vestuario tan elegante que roza la delicadeza, la ligereza del sueño. Un diseño que posee todo el fulgor de las heroínas de las novelas. ¡Ojala consiga el preciado premio!

La película “La chica danesa” está dirigida por Tom Hooper y cuenta con el guión de Lucinda Coxon, basado en la novela de éxito de David Ebershoff. Desarrolla un tema muy delicado que genera procesos y conflictos complejos y dolorosos: la transexualidad tratado con una gran sensibilidad y un tacto extraordinario.

Etiqueta: ,

Categoría: Opinión, Rosario Valcárcel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies