Objetivamente, hacer el amor es imposible

textura_6

Autora: Elisabeth López Caballero

Quiero empezar este artículo explicando el origen de la palabra follar: el verbo follar tiene su inicio en el sustantivo latino follis, que significa fuelle, del que procede el verbo follicare. Follicare significa respirar como un fuelle, resollar, jadear, (la i átona no tardó en caer, con lo que se pasó a follcare, que siguió derivando hasta follar). Es posible que haya influido en la asignación de esta palabra al acto del coito, tanto el significado de jadeo, como el de fuelle, por el movimiento de vaivén, especialmente convulsivo cuando se quiere avivar el fuego.

A finales de la Edad Moderna e inicio de la Contemporánea, momento de los ilustrados, políticos, escritores e hijos de la Revolución, la razón estaba sobre la fe y la literatura se volcó nuevamente al romance. En Francia se comenzó a decir: faire l’amour, como una forma de evitar nombrar la palabra sexo, muy mal visto en aquella época. Al hablar de l’amour involucraban al romance y a la afectividad en la pareja. Ya no era como en la Edad Media, donde el sexo era parte de un orden establecido. No importaba si había amor, era un acto para procrear.

De esta forma hemos llegado a la típica expresión: ‘hacer el amor’, que objetivamente es imposible. Nadie hace el amor; el amor no se hace, se siente. Porque si pudiésemos hacer o construir sentimientos también podríamos hacer el odio, pero no lo hacemos. No decimos: ‘voy a hacer el odio’. Pero sí lo sientes. Y últimamente parece el sentimiento estrella.

Yo, en particular, no quiero que me hagan el amor, quiero que lo sientan, pero follándome. No sé por qué nos hemos vuelto tan remilgados, tan pulcros y correctos, tan formales, si sabemos que a todos, cuando se nos cae la ropa, también se nos cae con ella la vergüenza. Somos animales, nos guste o no. El sexo es un instinto que no podemos obviar ni disimular, está ahí y bien sano que es. Entonces, ¿por qué nos ruborizamos con palabras como follar? ¿Por qué tenemos que maquillarlo con expresiones carentes de sentido como hacer el amor? Habrá quien practique sexo por puro placer sin implicar sentimientos en ello y habrá quien lo practique sintiendo un gran amor por la persona con la que comparte la intimidad más absoluta que nos regala follar con sentimientos, e insisto: follar, no hacer… Porque hacer, hacemos todos, pero sentir, sienten muy pocos.

Etiqueta: , ,

Categoría: Elizabeth López Caballero, Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies