Cincuenta tonos vainilla en una historia erótica

50 sombras wide cc
A veces las cosas no son lo que parecen, pero las percibimos de tal o cual forma porque así es como nos han dicho que son. Sinceramente, si esta es la trilogía de la que todos hablan será por algo. Pero, ¿por qué hablan de los libros y no de la historia? La mayoría se limita a juzgar 50 Sombras por su contenido evidentemente erótico, más que evidente… Porque habla de «sexo duro» y porque plantea situaciones que echan a volar la imaginación en todos los sentidos. Este es el punto interesante, el que yo he percibido y que prefiero destacar por encima del explícito erotismo y la carnalidad.Christian Grey, ejecutivo multimillonario, joven, controlador, guapo, de hecho deslumbrantemente guapo. A primera vista es el partido perfecto que toda mujer desearía encontrar y lo es, aún con sus 50 tonos persiguiéndole, a cualquier mujer le encantaría pillar un ejemplar como este. Más de una chica moriría por estar en los zapatos de Ana Steele, y no únicamente por la marca de estos.El interés que han despertado estos Best Seller en tantas mujeres al rededor del mundo ha sido la fama pornográfica que han obtenido, pero la verdadera razón de que sea tan adictiva su lectura es que transporta la imaginación a un plano más terrenal, haciendo que muchas de estas chicas deseen, incluso procuren llevar a la práctica algunas cosas aquí expuestas. Nunca interesó tanto el BDSM, el bondage, los látigos y las fustas como ahora. De hecho, corre el morboso rumor de que a raíz del lanzamiento del libro se ha disparado la venta de consoladores y juguetes sexuales. Pero, si bien es innegablemente cierto lo del contenido triple equis, debo insistir en que estos libros tienen algo «más», un tono más avainillado de lo que parece.»No soy un hombre de flores y corazones» decía Grey, pero vaya historia de amor tan bonita e intensa se fue desarrollando entre él y su proyecto de sumisa, la joven universitaria Steele, la que con tenacidad, inteligencia y sobre todo un amor incondicional y dedicado, logró capturar y rescatar hasta la célula más ínfima del amo.50 Sombras de Grey, 50 Sombras más oscuras y finalmente 50 Sombras liberadas, para quienes no los han leído aún, no daré más detalles para no estropear el elemento sorpresa que E.L. James tan apasionadamente ha sabido expresar, con algunos pequeños desperfectos en la redacción, también hay que decirlo, aunque para aquellos que se sumerjan en la historia les pasarán desapercibidos.

Con todo y sus «peros» es una historia placentera que puede llegar a despertar a ese gigante libidinoso dormido que algunas llevan dentro, pero también enseñará lo incondicional y poderoso que puede llegar a ser un corazón cuando realmente ama.

En esta historia hallaremos los también 50 tonos vainilla de una relación erótica donde no sólo «nos proponemos complacer», sino que también descubriremos cómo despertar en un hombre la necesidad de dar corazones y flores, por muchas sombras que traiga consigo.

Etiqueta: , ,

Categoría: Internacional, Literatura, Mª Angélica Fernández, Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies