Ana Chaceta en la Feria del Libro

cuentos_abuelita_ana_wide

Ven que la abuelita te quiere contar

muchas cosas bellas del grandioso mar

Hay pececitos de intensos colores

¡y otros muy grandes que son tiburones!

El Sr. Pulpo que tiene ocho rejos

¡cambia de color marchándose lejos!…

Ana Chaceta.

 

Así comienza una de las narraciones delos cinco cuentos de la colección “Cuentos de la abuelita Ana, de la escritora Ana Chaceta. Una de las escritoras de cuentos infantiles que en la pasada Feria del Libro del Parque de San Telmo de Gran Canaria participó contando cuentos a un grupo de niños muy pequeños.

Desfilaban ante nuestra vista. Sentados, algunos cogidos de la mano otros ladeando la cara primero a un lado, después al otro, como siguiendo la mirada de la escritora o persiguiendo a los pececitos de los que Ana les hablaba. Balanceándose  como  si fuesen olas. Niños que clavan la mirada a la contadora o que se quedan con la boca abierta, que creen que Ana es la persona más sabia que ellos han conocido.

Ana les guiña el ojo, les sonríe, imita al escarabajo y a la mariquita, baila con los delfines, con los personajes que flotan en el aire. Es la única manera de asegurarse el auditorio mientras habla: De unos delfines que bailan saltando, son muy felices cuando están jugando.

Una niña con su carita redonda y su pelo rizado, al ver a la escritora imitando a los delfines se estalla de la risaOtra cierra los ojos quizás  para imaginar a  la vaca que es blanca y negra,  que vive en un prado que despide olor a hierba. Y nos da leche, para la merienda. Quizás tod@s quieren volar igual que Peter Pan con ese conejito que es saltador o con Esas cabritas que suben montañas.

De esta forma los personajes de los cuentos recorren el recinto ferial hasta que deciden volver al mar, al campo, a sus verdaderos hogares.  Así, poco a poco la voz de Ana Chaceta se va desvaneciendo pero antes de marcharse siempre les pide un besito. Entonces los niños le echan los brazos al cuello y contentos le dan un beso.

ana_chacetaAna Chaceta nació en Sevilla pero llegó a nuestra isla siendo aún muy niña. Por lo que después de muchos años conviviendo con nosotros, trabajando como Auxiliar de Enfermera se puede decir que es una canariona más. Una canariona que gracias a su abuela Ana le cogió el gusto a la literatura. Aunque empezó a escribir mucho más tarde, cuando comenzó a pensar en las cosas tristes de la vida, cuando la soledad se le arremolinó en su alma. Entonces  escribió versos, numerosos versos y buscó a tientas otros proyectos literarios, así llegó a escribir una novela que se titula “El manuscrito de Inés” y que según la propia autora aún no ha visto la luz.

Pero realmente cuando sintió la necesidad de dar el paso de lectora, de cuenta cuentos fue al nacer su nieta Ingrid, en ese momento sus poemas se convirtieron en cuentos infantiles, en versos para niños. Y Anroart ediciones le edita la colección “Cuentos de la abuelita Ana”, que consta de cinco cuentos ilustrados con llamativos colores por Pilar Camino Alcón.  Una colección relacionada con la Naturaleza, escrita con versos cortos rimados. Una colección para niños en edades comprendidas entre cuatro y seis años y que se titula: El mar, el campo, la mariquita, el escarabajo y los planetas.

Foto de Rosario Varcárcel

Rosario Varcárcel

Los cuentos que Ana Chaceta cuentan sirven para divertir, entretener, animar… y también para enseñar porque  nuestra escritora conoce bien lo que quiere contar y sabe contarlo.

Una colección que es  una excelente excusa para fomentar el diálogo sobre la coeducación entre la escuela, la familia y el ambiente en donde se mueven los niños. Una colección  para ese momento en que los niños deben ir a dormir pero no tienen sueño, para ese momento en que los niños solo tienen ganas de que les cuenten un cuento.

 

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com;  www.rosariovalcarcel.com

Etiqueta: , , , , ,

Categoría: Gran Canaria, Literatura, Opinión, Rosario Valcárcel

Comentarios (2)

Trackback URL | RSS de los comentarios

  1. Ana Chaceta dice:

    Querida Rosario.
    Me ha hecho muchísima ilusión que te tomaras la molestia y el trabajo de dedicarme un poco de tu tiempo. Con lo ocupada que estás siempre es un honor para mi que lo hayas hecho.
    Muchas gracias y un abrazo grande, grande.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies