FUEGO EN LA ISLA DE LA PALMA

Dicen que La Palma es el lugar que más se parece al paraíso.

FUEGO EN LA ISLA DE LA PALMA

La isla es un círculo titánico lleno de escondites, valles y hondonadas. Orlas de pinares y círculos de color verde formado por barrancos profundos.

La isla de La Palma pertenece a un mundo especial, a un mundo donde parece que el tiempo se ha detenido. Un lugar de ensueños, arroyos encantados y pinares. Miles de pinos apretados unos contra otros. Especies únicas. Un mundo que todos queremos hacer nuestro, pero, desgraciadamente, por accidente o intencionadamente como ha ocurrido en la mayoría de nuestros bosques, alguien prende fuego y destruye nuestra belleza. Destruye la riqueza que generación tras generación hemos luchado por conservar.

Y una vez más, el cielo se ha puesto brumoso y las paredes de las montañas envueltas en sombras comienzan a moverse,  igual que un oleaje, con la misma celeridad. El fuego se apodera de todo el monte, y en seguida el verdor se convierte en cenizas.

Mi isla se está quemando, el fuego ruge. Y contempló atónita la fiereza de las llamas, la explosión de las hogueras avivadas por el viento. El fuego que cruza los abruptos terrenos, que chamusca todo lo que encuentran por delante: higueras, pinos, chozas, animales… suben las paredes de las montañas.

No hay tiempo que perder. Los servicios contraincendios actúan junto a héroes anónimos, se sumergen, igual que buceadores en un monte oscuro por el humo, entre llamas. Algunas personas rezan y otros aterrorizados filman la escena. El grito de nuestras almas retumban en el aire.

Dicen que esta vez fue un alemán, un inconsciente quien prendió fuego a un papel. Las llamas se elevan igual que las burbujas de jabón. Poco a poco tocan la cima de las montañas, las alturas, se embeben entre las nubes. Todos luchan por apagarlo y en esa lucha, uno de los agentes del Medio Ambiente, Francisco José Santana ha perdido la vida. Quedó encerrado en una zona difícil con muchos barrancos y pinos de gran altura y las llamas lo sorprendieron. ¡Qué tristeza!

Todo es tan fugaz, todo se destruye tan rápido. Todos los veranos lo mismo ¿Cuándo van a cesar los incendios forestales?  Cuántos hombres van a seguir muriendo entre llamas. -Me pregunto.

Y sigo mirando el bosque y no me queda más que construirme una esperanza, una esperanza lejana, extraída de la experiencia del pasado. Porque sé que los pinos en la isla de La Palma después del fuego, la tierra –en una especie de milagro- reverdece con nuevos brotes que crecen de las raíces no alcanzadas por las llamas. Y sé también que el corazón de algunos árboles –no se sabe cómo- vuelven a latir.

Pero no me consuelo, contempló durante un rato el fuego y lloró amargamente.

 

Foto de Rosario Valcárcel

Rosario Valcárcel

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

 
 

APOYA LA CULTURA CANARIA FIRMANDO ESTA PETICIÓN

Etiqueta: , , ,

Categoría: Opinión, Rosario Valcárcel

Comentarios (1)

Trackback URL | RSS de los comentarios

  1. Rubén Mettini dice:

    Lo has dicho perfectamente. Lo lei como si las palabras salieran de mi boca. Mucho dolor, por la isla y por ese bombero muerto. Gracias por hacerlo puesto en frases tan perfectas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies