Lo transexual al desnudo

nestor wide cc

A aquellos y aquellas que se ríen y sonríen…/ que creen saber lo que son…, de dónde vienen y/ adónde van…/ A aquellos y aquellas que quieren vigilar y controlar. Ni hombre, ni mujer/ Estoy naciendo y estoy muriendo…, ya puedo ver y estoy llegando… Casi femenino, casi masculino….
(Manifiesto anti-género, Marcos Luczkow Buenos Aires)

Foto de Rosario Varcárcel

Rosario Valcárcel

Lo transexual ha descansado sobre el artificio, la fantasía, el juego de los signos indumentarios o gestuales, sobre el cambio de sexo…

El mito de la liberación sexual en la pintura existía en la mitología griega con sus variantes andróginas y hermafroditas. Incluso al propio Nerón se le puede llamar travestido, ya que aparecía en público vestido con atuendos femeninos. Pero no es de extrañar ya que esta costumbre existe en todas las edades del hombre. Así en el siglo XVIII el caballero Déon decidió vestirse de mujer y se hizo retratar y estuvo tan asociado a la ambigüedad de género que el psicólogo Havelock Ellis acuñó un término denominado “enonismo” para describir el travestismo y otros comportamientos transexuales. A Déon se le conoce como la “Patrona de los travestis”. Y Gerda Wegener, pintora danesa de acuarelas lésbicas, se casó con el también pintor Einar, quien más tarde sería conocida con el nombre de Lili Elbe, fue el primer transexual del siglo XIX que aparecía en actos públicos vestido de mujer.

Más recientemente hemos sabido que a Warhol le fascinaban los transexuales y que afirmó valientemente su homosexualidad. La serie Most Beautiful Boys, muestra imágenes de jóvenes efebos, genitales y primeros planos eróticos.

Y un salmantino, Madame Arthur fue el primer hombre que tuvo las agallas, en plena dictadura franquista, de transvestirse en un escenario.

El sexo, la homosexualidad y lo transexual, a pesar de haber sido temas tabúes, en algunos ambientes del arte han sido tratados audazmente a través de la historia, el cine, la escultura, la pintura, la fotografía, la novela.

Mañana viernes, la sala del Hotel Neptuno de la Playa de Inglés en San Bartólome de Tirajana dirigida por Mary Luz Romero Mur junto con Diego Casimiro como Curador de la exposición, nos proponen un nuevo ámbito estético, una magnífica exposición que aglutina a unos cincuenta artistas con obras, la mayoría en acrílicos y óleos, algunas en técnica mixtas sobre diferentes soportes. Otras son collages, dibujos, fotografías y esculturas. Artistas que amplían las fronteras del arte porque la metamorfosis es posible, porque quizás quieren ir más allá de los cuerpos para presentarnos una parte natural del amplio espectro del comportamiento humano.

Así podemos disfrutar de obras basadas en los diferentes enfoques o posibilidades de una pintura, de lo masculino a lo femenino y viceversa. Obras que reflejan el sexo en la oscuridad fosforescente, el lirismo del color, la música y los olores. Los efluvios de hermosas doncellas de senos desnudos, de mujeres que se sacaron el corsé y las vendas de los pies, que abandonaron el canto sumiso. Hombres viriles mirándose en espejos donde reinan y triunfan sus prominentes músculos, su falo, su piel pilosa para transformarla en una piel femenina suave y aterciopelada. Y mujeres que aspiran a remedar a los dioses griegos, a las divinidades del Olimpo.

Artistas que igual que verdaderos poetas plasman uno de los anhelos del género humano: la liberación. La total liberación de la expresión dentro del registro sexual, en donde el amor, el deseo, las pasiones, las transformaciones carnales, las representaciones de animales, que simbolizan con frecuencia los vicios y las virtudes, son elevadas a modelos de vida, a modelos del hombre moderno o, incluso, de la propia condición humana, de los sueños y del subconsciente.

Plasman el misterio de la carne, la expresión física, los accesorios. Buscan la explosión interna de las emociones. La exaltación de lo erótico.

Lo Transexual se mueve en el camino de lo sexual a través de los siglos, entre los deseos y las pasiones, entre los más próximos sentimientos humanos, entre la tradición de las artes plásticas. Porque siempre los artistas se han liberado de las estructuras sociales rígidas para recrear nuevas formas de expresión. Han aspirado a la libertad en el arte, porque como decía el filósofo alemán Hegel: Todas las formas como todas las ideas están al servicio del artista, cuyo talento y cuyo genio no se ven ya obligados a limitarse a una forma particular del arte.

Foto: Detalle tratado de un cuadro de Néstor Martín- Fernández de la Torre (1887-1938) Las Palmas de Gran Canaria

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com; www.rosariovalcarcel.com

Etiqueta: , ,

Categoría: Artes Visuales, Gran Canaria, Noticias, Opinión, Rosario Valcárcel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies