La Rosa

Rosa_wide_color

Ayer por la tarde había una solitaria rosa presidiendo la entrada de los apartamentos. Algún alma sensible –quizás un turista- había cogido una botella verde de refresco, le quitó las etiquetas que la identificaban, rodeó el plástico con una cinta roja a modo de adorno simple, la llenó de agua, puso dentro una modesta rosa roja y la posó sobre la antigua mesita de la vieja recepción, dando un poco de color y belleza al frío vestíbulo de la casa.

Esta mañana ya no estaba. No estaba la rosa, porque el improvisado florero seguía allí, a modo de testigo de una acción mezquina. Alguien pensó que esa flor anónima era demasiado bonita para dejarla donde estaba para el bien común de todos los que el edificio habitamos. Se la llevó –supongo que para su propia casa- pensando: “lo que es de todos no es de nadie; y si no es de nadie, mejor la cojo yo, antes de que lo haga otro con menos méritos que yo.”

Contrasta esta actitud con la de aquellos que dejan sobre la misma mesita libros de todo tipo para que sirvan de improvisada biblioteca de intercambio. La mayoría de las veces son libros, revistas y periódicos extranjeros que dejan sus lectores para que otros disfruten de los textos que ellos ya han leído. Los inquilinos del edificio se dividen casi a partes iguales entre los residentes locales y los turistas que pasan los fríos meses invernales cerca de Las Canteras. Pero esa proporción no se divide de igual manera entre los que comparten sus lecturas y los que no.

La inmensa mayoría de los libros y periódicos son finlandeses, escandinavos o alemanes. Casi nunca hay ejemplares en español, salvo cuando nosotros dejamos algún ejemplar de la prensa nacional o alguna señora retirada se desprende de los ejemplares atrasados de la prensa rosa (me atrevo a confesar que eso me sirve para saber de las andanzas de éste o aquél personajillo y de no perder de vista quién es quién en la farándula vergonzosa de las televisiones).

Mientras escribo esto, después de una semana con el brazo agarrotado por una tendinitis, la mar bate con fuerza en la playa, arrastrada por el mar de fondo, que la trae consigo a través del Atlántico. Quizás anunciando la llegada de los embajadores de Tláloc, quizás prediciendo un futuro distinto.

Mientras tanto, mañana mismo compraré otra rosa para colocar en su lugar del vestíbulo.

Etiqueta: ,

Categoría: Antonio Cabrera Cruz, Opinión

Comentarios (3)

Trackback URL | RSS de los comentarios

  1. rosa zorrilla dice:

    Antonio,gracias por esta nota.nos trajo recuerdos gratos.No tr hagas problemas hay de todo en la viña de la vida,pero cuando pongas esa rosa nuevamente,acuerdate con Belen de nosotros ,que alli etaremos con ustedes.

  2. Antonio Cabrera Cruz dice:

    Rosi:
    Ustedes están con nosotros, aunque haya diez mil kilómetros y el océano de por medio.

  3. Antonio recuerda que en esos países de Dios, se pueden permitir dejar la prensa en la calle para que el paisano se sirva lo que necesite y pague el valor en monedas, sin que falte a la hora del arqueo una sola peseta. Aquí se llevarían el arqueo, el banquito donde depositan la prensa y la cajita de la pasta. Tú sigue mandando rosas que algún día aprenderán. Abrazos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies