‘Azares textuales’

| 30/10/2013 | 2 Comentarios

Mariposa_wide_color

Como decía Antonio Cabrera: ‘El mundo se ajusta a sí mismo’…

En no pocas ocasiones las personas conectamos ideas, conceptos, cosas y casos que se nos antojan coincidencias, casualidades.

Ya sean causas del azar, o un destino premonitorio…, lo vivimos como algo impactante, algo que merece la pena ser mencionado y compartido. Nos causa alegrías o sentimientos encontrados. No nos deja indiferente.

Vemos tales coincidencias como una afirmación y correspondencia con nuestros actos, con nuestras elecciones.

… y viene a cuento una cita, será coincidencia o fruto del azar…

“La historia es siempre y ante todo una elección,
y los límites de esa elección.”
Roland Barthes

Aquí uno entra a filosofar o divagar sobre las elecciones, y sobre sus repercusiones posteriores. Así, ‘el efecto mariposa’ (me pregunto…¿cuál es la imagen de la mariposa que ha aparecido en sus mentes?… es apasionante, las conexiones). Yo confieso que imaginé una ‘monarca’. Preciosas las que se posan sobre mi jardín…

Si las respuestas a las elecciones que hacemos coinciden con una situación personal, experimentamos estas casualidades. Un juego entre el pasado (la elección), el futuro (el efecto), y el presente (la respuesta).

Fascinantes las conexiones…, y la cantidad de elucubraciones, visiones y versiones que se pueden dar sobre un tema.

‘Para muestra, un botón’…

Antonio Cabrera envió dos artículos en un mismo mail. Guardé ambos, y por el tema y porque el día de su publicación recaía en viernes, elegí ‘La Rosa’. Perfecto para terminar la semana laboral. El otro artículo ahí quedó.

Hoy, 29 de octubre, cuando escribo estas líneas, lo rescato y -“Paff”-, coincidencia. El texto ‘El mundo se ajusta a sí mismo’ es adecuado para el miércoles, día 30. ¿Por qué?… En él, Antonio nos cuenta de tiempos pasados, de presentes, de momentos al fin y al cabo. Habla del destino, de hechizos, de magia (la noche de las brujas por llegar)…,y también…, ¡qué casualidad!, de ajustes; hace unos días ajustamos las agujas del reloj. Este sí fue un ajuste real, uno premeditado y que podemos controlar. Ajustamos nuestro horario, pequeñas pretensiones; el mundo…ya se ajusta solo.

Ahí va una sucesión de coincidencias, que hizo que la historia de Antonio Cabrera se publicara el miércoles y este texto…, hoy jueves.

Quería publicar una opinión el jueves 31, porque queramos o no la festividad de los difuntos, y su posterior festividad, la de los santos, influye en nuestra vida, y porque le iba ‘que ni al pelo’ el tema a tratar.

En esa opinión iba a hacer mención etimológica a Halloween (me encanta los orígenes y significados de las palabras), y a Jack O’Lantern, personaje en el que  están basadas las calabazas de dicha fiesta.

Y hablar del ‘ojalá’, y de poder sentir en ‘La Festividad’ el regreso y la compañía de mis familiares allá lejanos. De como, mágicamente se conecta, siendo el aniversario de mis padres…, hubieran cumplido 36 años juntos. Y el deseo de que mi madre le hubiera visto, aunque hubiera sido translúcido, aunque hubiera hecho frío, aunque a las 10 de la noche, Casper hubiera desaparecido, otra vez.

Es, en ese momento cuando leo ‘El mundo se ajusta a sí mismo’…, donde Antonio habla de las coincidencias y casualidades, donde habla del amor, el lejano en una botella, y el cercano, el de su esposa Belén.

Es en ese texto, donde nace éste… donde de los azares, pasamos a las elecciones que hacen Historia, y nos devuelven desde el futuro Respuestas llenas de Promesas.

Sí, pensaba escribir sobre lo que antes he mencionado. Y el naranja de la mariposa monarca, me hizo recordar el color de las calabazas. El mundo, el reloj… circulares, imparables. El tiempo, la fugacidad. Mi padre, su marido. El… ya no está. La noche de los difuntos, Halloween u otra mención para tal. Las citas, los textos ajenos que inspiran sentimientos… y algunas ideas que se agolpan en el cerebro, que no saben dar salida de ese recóndito lugar.

Sí, era inevitable no escribir sobre lo que pensaba, las coincidencias y casualidades eligieron. Lo hice yo al elegir de que hablar, medité la fecha de publicación. Y las imágenes para cada ocasión.

La Respuesta. ¡Qué puedo decir!. Un texto causal, una elección casual. Igualmente será válida.

Elegí un flujo de azares que me llevaron a este punto.

 

*Imagen: Alicia Palma

Etiqueta:

Categoría: Alicia Palma, Opinión

Comentarios (2)

Trackback URL | RSS de los comentarios

  1. Grossocordon dice:

    Coincidencia, azar, casualidad …. todo puede ser, pero lo que sí es seguro, que eres una maestra de la palabra, del saber escribir y del saber comunicarse. Felicidades.

  2. Antonio Cabrera Cruz dice:

    Alicia:
    Todos estamos sujetos al azar. Las casualidades gobiernan nuestra existencia desde antes, incluso, de nuestro nacimiento.
    Hay seres humanos capaces de sentir y darse cuenta de las maravillosas coincidencias que ocurren, aquí y allá; algunos, incluso tienen la habilidad de reflejar la ironía, el guiño o la poesía que nos causan y otros pocos saben expresarlos en palabras para hacernos reflexionar.
    Tú eres de estos últimos.
    Un fuerte abrazo coincidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies