Cautivo y desarmado

Listening to history_wide_color

Así decía el último parte de la Guerra Civil Española: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado”.

Pero no voy a hablar de la Guerra Civil en sí, porque es un tema que generaría una polémica innecesaria, y además porque creo firmemente que no hay ganadores y perdedores en ninguna guerra, sólo víctimas. Sin embargo me gustaría hablaros de un tema íntimamente relacionado: La Ley de Memoria Histórica y en concreto, de su artículo 15. Símbolos y Monumentos Públicos, que establece en su disposición primera que “Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Entre estas medidas podrá incluirse la retirada de subvenciones o ayudas públicas”. Y en su disposición segunda: “Lo previsto en el apartado anterior no será de aplicación cuando las menciones sean de estricto recuerdo privado, sin exaltación de los enfrentados, o cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley”. Con un par.

Y yo me pregunto, ¿quién decide si el monumento, insignia, etc. es de exaltación de los enfrentados o no? ¿Quiere decir la Ley que si una placa homenajea a Franco, pero está situada en un edificio protegido, ya no ofende? Dudo que nadie sepa responder a estas cuestiones o que siquiera se las hayan planteado. La clave es crear leyes sin sentido. Supongo que cuando saquen la Ley de Memoria Histórica de Tenerife le cambiaran el nombre a la calle Horacio Nelson (cuyo única relación con esta isla fue un intento de conquista) y a la Avenida Alonso Fernández de Lugo (calle dedicada al famoso “Adelantado” que conquistó Tenerife y esclavizó a los guanches), entre otras, y además acudiremos todos a quemar entre gritos de júbilo la cruz de madera que él plantó en la isla y a la que debemos el nombre de la capital.

Pero ironías aparte, yo voy un paso más allá. Nadie duda del dolor de los parientes de cuantas personas fallecieron en la Guerra o producto de la siguiente dictadura. Nadie. Pero, ¿es motivo suficiente para retirar estos objetos de nuestras calles? Como dijo Cicerón “Quien olvida su Historia está condenado a repetirla”. Es un hecho probado. Y seguir esa pauta es condenar a las generaciones futuras. ¿Qué será lo siguiente? ¿Dejamos de enseñar esa parte de nuestra historia en la escuela? ¿Y después? ¿Borramos la Inquisición y las masacres de los diferentes conquistadores españoles en los pueblos indígenas de América? ¿Y a nivel mundial? ¿Obviamos el exterminio nazi y la bomba atómica? ¿Eliminamos cada parte de la Historia que nos disguste?

No creo que ese sea el camino. Creo que todos deberíamos aprender qué y cómo sucedió, con todos los datos, para evitar que se repita. Y dedicar más tiempo a la cultura y menos a elucubrar leyes que no sirven para ayudar a la gente.

 

*Imagen retocada. Escultura de Bill Woodrow.

Etiqueta: , , ,

Categoría: Daniel Romero Armas, Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies