‘Relatos de arena’, de Dunia Sánchez Padrón

Relatos de arena

A medida que me aproximaba al iceberg la recordaba. Cómo la recordaba… ¡Amor! ¡Amor! Esta noche especial en que mis dolencias se disipan por un instante mientras navego sobre ti, soy beso alado de este nocturno donde la plateada me hace un guiño de serenidad, un saludo de bienestar…, “El náufrago y las olas”

“El náufrago y las olas” es el relato que encabeza el libro titulado “Relatos de arena” de Dunia Sánchez Padrón, descrito en un ambiente de ensoñación, que oscila entre lo placentero y la pesadilla de sus protagonistas, entre el plano simbólico y el recuerdo de los sueños. Quizás porque la autora sabe que solo desde el sueño, todo es posible, todo adquiere coherencia, tanta que en el Libro de sueños, Borges señala que los sueños constituyen el más antiguo y el no menos complejo de todos los géneros literarios.

En “El náufrago y las olas” Nos muestra la imaginación de un hombre perdido, su mirada interrogativa, llena de terror ante el paraíso de una isla perdida. Nos manifiesta cómo sintió la belleza infinita del mar y la duda de que fuera un fantasma o un sueño, nos conduce al viaje, a la búsqueda que supone una purificación y un paso más hacia la perfección. Y lo hace con el mensaje del cómo los humanos hemos contribuido a llevar al borde del colapso a los mares, lo que en tiempos atrás fue un ecosistema próspero.

No sabe de la contaminación atmosférica que está sufriendo este planeta. Ay, todavía queda mucho por hacer. Gases atmosféricos, asesinos que se quedan en la tierra provocando un aumento de temperatura y así desprendiéndose los casquetes polares. Despellejando por los conscientes la tierra más milagrosa, más prodigiosa, más magnánima, más ilustre, más pura. Tierra helada por al cual yo soy reverencia…

“El náufrago y las olas” es una alegoría del hombre en el mundo de la estupidez y de la ferocidad humana. Es un texto que bajo el signo del caos y de la imaginación persigue el ideal estético basado en la originalidad creadora, la evocación del misterio del Universo, de la armonía ideal con la que soñamos en nuestro deseo de recuperar la plenitud del Cosmos.

Y se sitúa en la corriente romántica y le da prioridad al amor, al alma, porque Dunia tiene alma de poeta, y conduce a los personajes por el terreno de las pasiones, del placer como idea pura y desnuda del amor.

Una pasión esfumada hace años volvía a sus lunas verdes. Algo cabalgaba en su pecho, en lo más hondo. Igualmente algo me arrastraba hasta la claridad de sus ojos hasta ambos ser erectos en el labio a labio. ¡Corrientes de pasión! ¡Amor triunfal! Nos enamoramos. ¡Amantes de la naturaleza que nos unía! El hielo y el agua se aunó consagrando nuestros cuerpos cuando la caída del sol en fundición con la bandada de las olas….

En “Relatos de arena” Dunia Sánchez Padrón elabora un registro poético misterioso, algunas veces difícil de leer, casi incomprensible, pero distinguiendo las imágenes de las realidades y de los ensueños. Porque ella igual que en su pintura, óleos y acuarelas basados también en el surrealismo, se ocupa de la existencia humana, de imágenes que no se sabe de dónde vienen ni hacia dónde van, de imágenes tenebrosas, equivocas, a veces tenebrosas, a veces sugerentes. Porque nuestra pintora interpreta la realidad desde la irracionalidad, donde lo misterioso roza con lo mágico, con lo fantástico y lo sorprendente. Con lo onírico.

Experimenta con un lenguaje elaborado y sonoro, con el movimiento y el vaivén de algunos diálogos. Explora la temática de un universo confuso, manifestaciones válidas del pensamiento humano, en donde es posible transportarnos a un mundo destruido y repleto de injusticias.

“Relatos de arena” incluye tres narraciones tituladas: “El náufrago y las olas” encabeza el libro. Un relato largo de casi cincuenta páginas a los que le siguen dos relatos más, “La oscuridad” y “Lobos” en donde Dunia rememora los recuerdos, entrelaza memorias y las transforma en una expresión del inconsciente y una evidencia de la angustia del hombre decepcionado con la realidad.

Recrea en su escritura un estilo propio con una temática de compromiso con la existencia, con el Cosmos, con el ser humano. Ahonda en la búsqueda de una naturaleza perdida frente a la agresividad desatada con el medio ambiente.

“Relatos de arena” de Dunia Sánchez Padrón constituye tres relatos imaginarios, simbólicos de la relación del yo y el mundo, que nos lleva a una palabra: Surrealismo.

 

Foto de Rosario Valcárcel

Rosario Valcárcel

 Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

 

 

Etiqueta: , , ,

Categoría: Espacios Culturales, Gran Canaria, Literatura, Opinión, Presentación, Rosario Valcárcel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies